Se acerca el retorno...

jueves, julio 26, 2007

¿Por qué cantamos en la ducha?

Hay mucha gente que disfruta cantando en la ducha, porque se escucha a si misma muy bien.

Entonar una canción en la ducha es para mucha gente un pasatiempo sin importancia y lo hacen sin saber que es una excelente terapia contra el estrés,

Recientemente se ha comprobado que la acústica de la ducha es inmejorable y que, incluso, un cantante desafinado puede sonar mejor si entona determinadas melodías en la ducha.

Esto se debe a que los azulejos del baño reflejan el sonido una y otra vez en todas direcciones, aumenta la potencia y la intensidad del sonido, por lo que parece que se tiene una voz más potente.

Las ondas reflejadas crean un eco, que llega a nuestros oídos en tiempos distintos, lo que hace que el sonido de la canción sea más rítmico.

El baño actúa como una cámara de resonancia que amplifica las frecuencias mas bajas.

Un estudio reciente ha demostrado que un gran número de personas canta mientras está en la ducha y, de acuerdo con este sondeo, muchos de ellos lo hacen desde la niñez. La mayoría confiesa verlo como un entretenimiento, pero es también una excelente terapia para combatir el estrés y mejorar el ánimo.

En los inicios de las grabaciones musicales, cuando no existían los modernos equipos de sonido, se solían utilizar salas forradas de azulejos para mejorar la acústica. En algunos estudios de grabación españoles todavía se conservan algunas de estas salas. Incluso, varios discos de la compañía norteamericana Motown, a falta de salas de este tipo, fueron grabados en los enormes baños de un hotel de lujo.

Toma ya, ya nadie me dirá que soy un pesao cuando me paso una hora en la ducha cantando cual jilguero en celo. Alegaré en mi defensa que sube mi autoestima. ¿Qué os parece?

Una semana más, doy las gracias a Ángel por su labor investigadora

2 comentarios:

Jorge dijo...

Yo tengo una duda:

¿Por qué el sol aclara el pelo, y sin embargo oscurece la piel?

Angel dijo...

Hello Jorge:

Lo del pelo es cosa del efecto de los rayos UVA sobre éste, ya que producen un deterioro de la fibra capilar haciendo que la capa más superficial desaparezca o se abra y pierda la pigmentación original, con el consecuente cambio de color a ello se une el efecto de oxidación del cabello, además también hay un pequeño porcentaje de adaptación al medio por parte del cuerpo humano a las condiciones de calor altas producidas por la exposición contínua al sol, con el fin de que no se nos caliente en exceso el torrao(cabeza)

Lo de la piel es cosa de los melanocitos que producen melanina que es el pigmento que da color a la piel, que al recibir los rayos del SOL, se produce en mayor cantidad como defensa para el ADN en el nucleo de las células.

En definitiva Lopez , que ni tú ni yo hemos tomado el sol en nuestra vida, y tenemos el ADN como cagallón por acequia

Un saludo